Primeros viajes en coche

Elegir la silla de coche para el recién nacido

Si hay un producto imprescindible en la lista de nacimiento del bebé es, sin duda, el sistema de retención infantil para el coche, que necesitaremos para poder salir del hospital si tenemos pensado hacer el viaje de vuelta a casa en automóvil.

Un bebé nunca será tan vulnerable como en sus primeros días de vida, por lo que es muy importante prestar especial atención a la elección de su primera silla de coche.

Actualmente, podemos comprar sillas homologadas bajo dos normativas: la ECE R44/04, que clasifica los dispositivos por grupos de peso, o la más reciente ECE R129 (i-Size), que clasifica las sillas en función de la estatura. Ambas son plenamente válidas en Europa y lo seguirán siendo durante muchos años.

Para un recién nacido, nuestra recomendación se limita a dos tipos de sistemas de retención infantil (SRI): los portabebés y las sillas fijas para el coche.

El portabebés, la opción portátil

La compra, o no, del portabebé suele estar condicionada por la elección del cochecito, los portabebés, también conocidos como grupo 0+, solo se orientan a contramarcha y son aptos desde el nacimiento hasta los 12-15 meses.

Una de sus mayores ventajas es que se pueden instalar y desinstalar en el coche sin despertar al bebé, pudiendo acoplarse también a una silla de paseo compatible.

Habitualmente los grupos 0+ se pueden instalar con una base Isofix o directamente con el cinturón de tres puntos (sin la base).

En cualquier caso recordamos que la recomendación para el paseo en los primeros meses siempre es usar el capazo.

Silla fija para el coche

La opción más habitual es adquirir un dúo o cochecito de dos piezas, silla de paseo + capazo, y una silla de coche que quede fija en el vehículo, prescindiendo del portabebés.

Estas sillas tienen la ventaja de que solo tienen que instalarse una vez y suelen ser aptas desde el nacimiento hasta aproximadamente los cuatro años de edad.

Se instalan con Isofix y pata de apoyo, la nueva normativa ECE R129 (i-Size), permite ir a contramarcha (la manera más segura de viajar) desde los 40 cm hasta los 105 cm de estatura o 18 kg de peso (lo que antes suceda). Al rotar 360º, opcionalmente se puede orientar de cara a la marcha desde los 76 cm y 15 meses de edad hasta los 105 cm o 18 kg. Además, si giramos la silla 90º, podremos colocar y abrochar al niño con mayor facilidad desde la puerta abierta del coche.

Al tratarse de una silla i-Size, es directamente compatible con los asientos de coche homologados como i-Size. Si  no contamos con asientos i-Size, se deberá comprobar la compatibilidad en el listado que suele ofrecer la marca.

Open chat